Paisajes del retorno (2001)

Regresé a Rincón de Soto (La Rioja) tras 8 años viviendo en Pamplona y 4 en Piura (Perú). Durante aquellos 12 años de ausencia había visitado mi pueblo algunos fines de semana mientras vivía y estudiaba en Navarra, y en Navidad cuando trabajaba y vivía en Perú.

De pronto, como emigrante retornada (fue el título que me pusieron las instituciones a mi regreso) comencé a ver el pueblo con otros ojos: los campos en los que había cogido fruta en la adolescencia ya no eran un lugar de trabajo (y sufrimiento: calor, mosquitos, melaza…), las calles del pueblo ya no eran tan conocidas (había habido un gran crecimiento urbanístico que yo desconocía)… de pronto aquel lugar al que nunca le había visto nada más que campos y casas (lo que llamaríamos territorio) se presentó ante mis ojos como un paisaje en el que reconocía partes de mi memoria pero en el que también me sentía como una extraña.

Por este motivo Rincón de Soto fue uno de mis primeros proyectos fotográficos al regresar a mi país y comenzar a estudiar en serio fotografía (tras haber ejercido como fotógrafa durante años con los conocimientos que había adquirido en los talleres realizados con el fotógrafo de mi pueblo). El primero realizado con la Hasselblad con la que aprendí a pensar antes de capturar una imagen y con la que las fotografías dejaron de ser rectangulares. Necesitaba expresar de algún modo ese extrañamiento que sentía frente a un escenario en el que a veces reconocía mi hogar y otras veces sentía como un espacio ajeno. El formato cuadrado me ayudaba a reflejar esa sensación de visión cuadriculada que se imponía en algunos momentos a la nueva mirada que ese yo que ya no era el mismo yo sentía sobre el mismo territorio que ya no era el mismo territorio. Este fue el resultado.