Puntos de fuga (2002)

Las escaleras son lugares importantes que se van transformando con los años y con las experiencias que nos llevan hasta ellas. Mis sensaciones en estos lugares no tienen nada que ver con la apariencia real e inofensiva de muchas escaleras: para mí siempre han sido lugares cargados de energías… habitualmente negativas. Un punto de claustrofobia y una anemia crónica (al menos era lo que tenía diagnosticado durante años) no ayudan mucho cuando tienes ante ti unas escaleras. Estas fotografías intentan captar mis sensaciones ante estos lugares: de agobio, de cansancio o de simple extrañamiento. Quedarme a los pies de tantas escaleras con la cámara en el trípode y tratar de abstraer el lugar para captar la esencia de mi experiencia fue un proceso de aprendizaje personal que resultó también, hasta cierto punto, terapéutico. El título tiene que ver con ese proceso de aprendizaje sobre los puntos de fuga, pero también es una metáfora de mi intento por escapar de mis propias limitaciones.